De la “la vida está pasando” y otros demonios

Y quien no sueña con el príncipe azul? Por mas trillada que suene la frase, digamos que aún creemos en ella. Resulta que entonces, encontramos el que creemos es el amor de nuestras vidas, la persona con la que compartimos momentos especiales y únicos, ese ser que con un beso, una llamada, un mensaje, ya alegra nuestros días. Sí, eso nadie lo niega, es algo indescriptible!. Comenzamos a construir una historia juntos a los 20 y pocos años, y esperamos el día en el que decidimos irnos a vivir juntos y crear una familia.

Creemos que vamos por el camino indicado y cedemos algunas “libertades” para comenzar a edificar, lo que consideramos, será el resto de nuestras vidas. Pero, y que pasa cuando nos damos cuenta que “la vida está pasando” y no hemos realizado esos planes que tanto nos emocionaban cuando estábamos en la universidad? Con esto quiero no quiero decir que las relaciones sean nocivas, por el contrario, pueden ser ese motor para conseguir todo lo que siempre hemos querido, sin embargo, cuando el panorama no es ese?

Aquí empezamos a cuestionar nuestro tiempo y preocupándonos por nuestra juventud.

Resulta que me quiero ir a estudiar inglés fuera del país, vivir en Francia, disfrutar de la cultura brasilera …en fin, realmente lo quiero hacer, pienso y sé que sería un gran impulso para mi carrera aprender una segunda lengua, además, no quiero ver como mis amigos hablan con sus amigos extranjeros en otras lenguas y yo no entiendo ni pío. Quiero vivir experiencias nuevas, cambiar la rutina, conocer otras personas. Le comento a mi novio que quiero hacerlo y que mejor que sea junto al amor de mi vida, no obstante, resulta que él tiene un “puestazo” en una buena empresa, gana bien, me es muy leal, comparte todos sus éxitos conmigo y…no tiene ningún interés de viajar conmigo, simplemente porque es mi sueño y no el de él.

Es aquí donde comienza ese conflicto interno, desistir por mi sueño, porque él no quiere? Dejarlo? Irme por mi misma? Pero y mi relación?, si lo dejo, fijo se va con otra. Los hombres no pueden estar solos, será que me esperaría?. Y al final, desisto de todo eso que alguna vez anhele, por quedarme en esa zona de confort en la que nada me falta y en la que estoy bien, sacrificando lo que quise con todo mi corazón.

Esta es la situación de varias de mis amigas, sin embargo, una cosa es la que digo: “la vida está pasando” y si no hacemos todo eso lo que alguna vez quisimos hacer, NADIE!, lo hará. Si alguna vez se nos pasó por la cabeza, esas ideas locas de irnos y conocer cosas nuevas, querida amiga, escúchate! porque al final eres tu misma quien quiere materializar esos sueños, y como lo menciona la sabia cultura popular: “la peor diligencia es la que no se hace”. Entonces, es momento de tomar el rumbo de nuestras vidas, y dejar bien claro que nuestra vida no gira entorno a la compañía de un hombre. Que nuestra mejor compañía seamos nosotras mismas, y es necesario hacer todo eso que siempre quisimos, sin el miedo de “me está dejando el tren para el matrimonio y los hijos”. Los tiempos han cambiado, y es necesario que nosotras, mujeres, decidamos por nosotras mismas, no por los demás.

Ahora, mis amigas, no estoy diciendo termina con tu novio y ve a recorrer el mundo, simplemente quiero que priorices! Por ahí bien dice: lo bailao nadie me lo quita, entonces si tu -subconsciente, te está llamando y diciendo que de una vez por todas hagas todo eso que siempre quisiste, hazlo! La juventud es solo una y el tiempo apremia.

Advertisements

2 thoughts on “De la “la vida está pasando” y otros demonios

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s